SATSE denuncia que la Clínica Juaneda incumple las medidas preventivas y de seguridad de la Covid-19

21 enero 2021

El Sindicato de Enfermería denuncia que la Clínica Juaneda infringe las medidas de prevención que se toman frente a la Covid-19 poniendo en riesgo tanto al personal sanitario como a los pacientes.

Las enfermeras de la Clínica Juaneda han llegado a asumir 13 pacientes Covid cada una cuando la ratio segura recomendada por los expertos oscila entre siete y ocho; en enfermos no Covid el total asciende hasta a 18 por enfermera, señala SATSE. En este hospital, además, los pacientes infectados por el virus y los que sufren otras patologías conviven en la misma planta sin las medidas de seguridad adecuadas, convirtiéndose así en un riesgo tanto para el personal como para el resto de pacientes. SATSE subraya que este hecho hace que el contagio sea extremadamente fácil entre las enfermeras que comparten espacios comunes.

El Sindicato revela que los pacientes que ingresan son sometidos a una prueba PCR y a continuación son llevados a planta sin tener el resultado de la misma, pudiendo contagiar al resto de pacientes y de sanitarios. En referencia a esta medida, desde la gerencia del hospital se indica a las enfermeras y enfermeros que, opcionalmente, pueden utilizar una mascarilla Fpp2, pero no se les proporcionan más equipos de protección. Además, el hospital del grupo Red Asistencial Juaneda no paga a ninguno de sus empleados los pluses por peligrosidad y fidelización que el resto de gerencias privadas están abonando a las enfermeras de los servicios Covid, UCI y urgencias.

La organización sindical critica que a los trabajadores de la clínica se les hizo una única serología en abril y desde entonces, aunque lo han reclamado, no se les ha hecho ninguna prueba más, ni serológica ni PCR. Asimismo, SATSE acusa a la gerencia del hospital de no hacer los seguimientos de prevención correctamente y de no llevar un control sobre el régimen de visitas permitiendo a más de un familiar acceder a las instalaciones, aunque la norma del hospital sea de un acompañante por paciente.

Para finalizar, SATSE recuerda que las enfermeras embarazadas no deben estar en servicios UCI debido al riesgo que conlleva tanto para la gestante como para el feto, premisa que a día de hoy el hospital no cumple.

El Sindicato de Enfermería reclama la revisión y modificación urgente de estas medidas para que tanto sanitarios como pacientes gocen de las medidas de seguridad que un hospital debería proporcionar.