SATSE denuncia la “fractura” existente entre ciudadanos y políticos en Sanidad

07 junio 2012

El Sindicato de Enfermería reafirma su voluntad de trabajar conjuntamente con los responsables sanitarios para que los avances conseguidos no se conviertan en un “recuerdo del pasado”. Los recortes “indiscriminados” son la única respuesta de los Gobiernos a la creciente preocupación ciudadana por la Sanidad y la buena valoración de sus profesionales, según SATSE.

El Sindicato de Enfermería, SATSE, ha criticado que el “único fruto” de la buena valoración social al trabajo de los profesionales sanitarios que demuestran de manera reiterada diferentes encuestas ciudadanas, sean las medidas de recorte indiscriminado que siguen imponiendo los diferentes Gobiernos.

El secretario general del Sindicato de Enfermería, Alejandro Laguna, ha aludido a los datos reflejados en el último barómetro del CIS y en el del Sistema Sanitario, destacando la falta de coincidencia del sentir de los ciudadanos con el de los responsables públicos, ya que mientras los primeros valoran la atención y confianza de los profesionales sanitarios, los segundos ponen cada vez más trabas a la labor que realizan para ofrecer la mejor atención posible.

Laguna ha indicado que “el nuevo Plan de recortes aprobado hoy por el Gobierno de Madrid, o el de Andalucía de hace unos días, son los últimos  ejemplos  de la estrategia de nuestros políticos de rebajar el déficit a costa de uno de los principales  pilares del Estado de Bienestar, que genera más riqueza y cohesión social”.

“Es ilógico que un sistema sanitario que funciona con una notable aceptación por parte de los ciudadanos, según las encuestas del CIS y del Barómetro Sanitario, y que ha conseguido una de las esperanzas de vida más altas del mundo, tenga que sufrir sucesivos recortes cuando cualquiera de los países avanzados de la Unión Europea dedica un mayor porcentaje de su Producto Interior Bruto a Sanidad, y encima con peor rendimiento”, ha añadido.

Mayor preocupación

De otro lado, el Portavoz de SATSE ha compartido el aumento de la preocupación de los españoles por la Sanidad, a tenor del Barómetro del CIS, y ha apuntado que el sentimiento de los ciudadanos coincide con el de los profesionales de Enfermería que ven como, día a día, se van deteriorando los servicios que se ofrecen a los usuarios del  Sistema Nacional de Salud.

En concreto, el CIS de mayo de 2012 refleja que la preocupación ciudadana por la Sanidad ha subido hasta un 10,6 por ciento, considerándola como el cuarto principal problema que existe actualmente, y si nos fijamos en los resultados de mayo de 2011, un año antes, era el séptimo problema para los españoles, con un 4,1 por ciento. Asimismo, entre las diez principales preocupaciones de los españoles se encuentran “los recortes”.

De igual manera, y a la pregunta del CIS de cuál es el problema que a usted le afecta más personalmente, la Sanidad ha pasado de un 4,9 por ciento, en mayo de 2011, a un 10,2 por ciento en 2012, y del sexto al tercer lugar en el “ranking” de preocupaciones, respectivamente.

Laguna ha señalado, a tenor de estos datos, que la sociedad es cada vez más consciente de que la atención que se presta en los diferentes servicios de salud está empeorando. Unos hechos que el Sindicato de Enfermería ya viene denunciando desde hace meses, a través de todo tipo de actividades de información, sensibilización y movilización.

“Los datos del CIS deberían servir a los responsables públicos sanitarios para, de una vez por todas, ponerse a trabajar de manera conjunta con los representantes de los profesionales y usuarios en soluciones, que no parches temporales en forma de recortes, que eviten que los avances conseguidos en los últimos años se conviertan en un recuerdo del pasado”, ha apuntado.

SATSE entiende que el sistema debe mejorar en su “administración”, poniendo un mayor  orden y coherencia, así como metodología y racionalidad en la gestión de los recursos humanos y financieros, propiciándose, en definitiva,
 una revisión profunda de la dinámica de trabajo en los centros sanitarios.