La gerencia de Son Espases denuncia las protestas de los trabajadores

05 septiembre 2012

A día de hoy todos los esfuerzos de la gerencia se centran en ocultar los defectos de un aparcamientos que no está preparadop para soportar un sistema de cobro

Después de toda la serie de improvisaciones que están rodeando al parking del hospital de referencia, con el único propósito de hacer tragar a usuarios y trabajadores unos defectos y errores de estructura más que evidentes, en la
mañana de hoy se ha ido aún más lejos, ordenando la detención de cualquier trabajador que pudiera ser sospechoso de tener una actitud que pudiera ir en contra de los intereses del negocio del parking de la Gerencia de hospital y la
empresa concesionaria. Además, en la mañana del lunes la policía, con el conocimiento del Gerente (Juan Sanz), obligó a los trabajadores a entrar en el parking de pago, con la amenaza de retener el vehículo y la correspondiente denuncia, para apaciguar el colapso circulatorio presente a la entrada del turno de mañana.
Para los profesionales, el Gerente está mintiendo cada vez que sale a dar explicaciones del tipo de que “se ha retrasado el cobro hasta septiembre porque estamos probando el sistema, para que todo funcione bien”, “la adquisición de un abono garantiza una plaza a cualquier hora” o cuando insiste en que “el parking no tiene ningún defecto” (cuando hace un año y medio se tuvo que suspender por evidentes deficiencias), y todo ello en un intento de tapar el problema a toda costa y
lavarse las manos, dando apariencia de normalidad donde no la hay. Sin embargo, nada dice el Gerente del coladero que hay entre turno y turno en el parking exclusivo para trabajadores, con las barreras del aparcamiento abiertas de par en par, sin ningún tipo de control de acceso (como tiene cualquier parking con uso restringido), para no mostrar las vergüenzas del mismo en horas punta.
Nada dice el Gerente, y el Director de Gestión (Rafael Marcote) de por qué ellos mismos no han solicitado el abono del aparcamiento de 53,78 € al mes, y sin embargo no escatiman esfuerzos en venderlo a trabajadores y usuarios como la única forma de tener plaza garantizada (o son muy malos vendedores o saben que el producto es un abuso en toda regla).
Y sobre todo, nada dice el Gerente, de lo poco realista, y engañoso, que es intentar implantar un sistema de cobro en el parking en pleno mes de agosto, con un alto porcentaje de trabajadores de vacaciones y con un hospital funcionando a medio gas, por no hablar de la disminución evidente de tráfico en los accesos contiguos (polígono, universidad, colegios, etc.), a no ser que la intención sea maquillar una
incómoda realidad. Hay preguntas que la Gerencia sigue sin responder: ¿Cómo y cuándo se va a controlar el acceso de los trabajadores al parking reservado?, ¿Qué tendrá que hacer un trabajador si se encuentra el aparcamiento sin plazas cuando entra de turno?, ¿Qué cálculos emplea la Gerencia cuando afirma que “el pago de un abono garantiza una plaza de aparcamiento a cualquier hora”?, si el parking de pago lleva año y medio
suspendido por evidentes fallos de diseño ¿qué obras y soluciones se han puesto en marcha en este tiempo para volver a abrirlo de nuevo?, ¿durante cuánto tiempo va a permitir la tensión circulatoria derivada del parking?, y, por último, ¿habrá despliegue policial a diario para dirigir un aparcamiento que no se sostiene con normalidad?
El lunes pasado, el Director de gestión (Rafael Marcote), en otro acto de provocación para los profesionales, mintió a la parte sindical cuando aseguró que esta mañana habría un control de acceso en el parking reservado a trabajadores. Por todos estos hechos, la parte sindical vuelve a hacer un llamamiento a la Consellería de Salut para que intervenga sin más dilaciones en este asunto. Es necesaria la intervención del máximo responsable de Salut, en un tema que se le ha ido de las manos a la gerencia del hospital, para intentar buscar una solución pacífica que debiera pasar por renegociar las condiciones actuales del aparcamiento.