SATSE Illes Balears denuncia la sobrecarga de trabajo que sufre el colectivo enfermero

26 agosto 2020

El Sindicato de Enfermería denuncia el aumento inasumible de la carga de trabajo que viene sufriendo el colectivo enfermero en los últimos días. Tras el incremento de casos de COVID 19 que se está produciendo en las Illes Balears, ahora mismo la ratio enfermero-paciente en los hospitales de las islas se está multiplicando de forma preocupante.

valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
Haz tu comentario

El Sindicato de Enfermería SATSE denuncia el aumento inasumible de la carga de trabajo que viene sufriendo el colectivo enfermero en los últimos días. Tras el incremento de casos de COVID 19 que se está produciendo en las Illes Balears, ahora mismo la ratio enfermero-paciente en los hospitales de las islas se está multiplicando de forma preocupante. En Son Espases una sola enfermera ha tenido a su cargo a nueve pacientes positivos COVID 19, mientras que en Son Llàtzer la ratio es de una por cada siete. Hay que recordar que en los peores momentos de la pandemia, en marzo y abril, la ratio en Son Espases y Son LLàtzer fue de una enfermera por cada seis pacientes positivos. Los datos de ahora son alarmantes y la situación está provocando que los equipos de trabajo estén agotados física y mentalmente.

  En Atención Primaria la situación también es caótica. Las enfermeras no dan abasto: detección de positivos, pruebas PCR, seguimiento telefónico, atención domiciliaria etc. En Ibiza hay pacientes que tienen que esperar hasta 10 días para que les atiendan, las Unidades Volantes de Atención al COVID 19 (UVACS) están saturadas y las bajas no se cubren.

  Según el secretario general de SATSE Illes Balears, Jorge Tera, “el verano está siendo muy duro para las enfermeras y el resto de profesionales sanitarios”. Tras la suspensión de los permisos durante el estado de alarma, ahora mismo muchos profesionales están de vacaciones apremiados por la Administración, que ha presionado a los trabajadores para que disfrutasen de sus días libres durante el verano, advirtiéndoles que no les garantizaban poder darles permiso a partir de septiembre en previsión de la supuesta segunda oleada de otoño. Pero los rebrotes se han adelantado y “las gerencias - afirma Tera –no han reforzado los servicios. Ese déficit de plantillas es la razón por la que están aumentando las cargas de trabajo y no se abren todas las camas disponibles”.

  Las bolsas de empleo están agotadas y la Administración afirma que no hay enfermeras disponibles para contratar. Pero según el secretario general del Sindicato de Enfermería de las Illes Balears,“el Ib-Salut mantiene enfermeras sancionadas en bolsa por haber rechazado un contrato sin ofrecerles trabajo en una situación tan extraordinaria como la actual. Tampoco - asegura Tera – se solicitan listas de demandantes de empleo al SOIB por si hay gente inscrita que no está en bolsas y no se ha enviado SOS a otras CC.AA ni de forma autónoma ni a través de los sindicatos”.

  El colectivo enfermero sigue dando la cara a pesar del cansancio, el agotamiento, las falsas promesas y el incumplimiento de los acuerdos retributivos del 2019 por parte del Govern Balear. Mejoras retributivas por hora de guardia, noches y festivos especiales. “Además – señala Tera –  el ejecutivo autonómico anunció hace pocos días que no aplicará la subida del 2% del salario a los sanitarios en 2020, la única CC.AA que va a tomar esta medida.No solo no ofrecen ningún incentivo económico o laboral al colectivo sanitario, sino que además nos recortan el sueldo”.

   En estos momentos existe una gran preocupación entre los enfermeros, por el alarmante número de contagios de los últimos días, a lo que se suma la llegada del otoño y la probable aparición de otros virus respiratorios como la gripe. SATSE Illes Balears exige al Govern que acabe con la situación de descontrol que ahora mismo existe en la sanidad balear, que refuerce las plantillas de enfermería, que reorganice la asistencia y que reconozca como toca el trabajo del personal sanitario.

  SATSE advierte que se están cometiendo los mismos errores que en la primera oleada con los profesionales, y que la presión a que se está sometiendo a las enfermeras, unida a una posible restricción de derechos como los descansos, las vacaciones que correspondan o los permisos por conciliación familiar (reducción de jornada por cuidado de hijos o familiares, etc), tendría unas consecuencias devastadoras sobre el colectivo y sobre el sistema sanitario.

Añade tus comentarios

Debes estar identificado para subir comentarios

Comentarios (0)

No hay ningún comentario